Entrevista a Leonardo “Lalo” Stelatto: Presidente de Dirección Provincial de Vialidad. Candidato a intendente de Posadas.

Lugar y fecha de nacimiento

Lalo Stelatto: Nací en posadas, en el sanatorio Nosiglia, el 15 de noviembre de 1958.

Hábleme un poco de sus padres, lo que le enseñaron.

Lalo Stelatto: Mis padres fueron trabajadores, mi padre paraguayo, mi madre argentina. Se conocieron en Asunción y allí  nació mi hermana, es la mayor y me lleva un año de diferencia.

Por motivos político, mi viejo tuvo que salir de Paraguay por un tiempo, anteriormente había salido para trabajar en Buenos Aires, después volvió. Se caso de  grande a los 40 años.

Fuimos una familia humilde, tuve  una infancia linda, porque siempre nuestros padres nos contuvieron. Hice la primaria en el Santa Catalina, tengo muy lindos recuerdos. Después de terminar la primaria, entre a la secundaria en el Industrial, rendí el  ingreso, aprobé y estudie ahí.  Trabajaba en las vacaciones, mientras estudiaba, para tener un poco de plata en el bolsillo para algunos movimientos de jóvenes.

Contanos unas anécdotas de tu infancia.

Lalo Stelatto: Mi papá tenía un taller, cuando finalice la primaria, lo ayudaba y hacia algunas tareas para él, más adelante, lamentablemente, tuvo que cerrar el taller de forma definitiva.

Antes de ingresar a la secundaria, en las vacaciones, un vecino me ofreció para trabajar de canillita. En la zona de la escuela normal,  había un distribuidor que era  de otro vecino, el cual  hace poco falleció y me llevo ahí.  Yo entregaba el diario temprano en el banco provincia, este se ubicaba por Santa Fe, me levantaba temprano e iba caminando, porque no había colectivos cercanos de mi casa que vayan hasta ese lugar. La anécdota más linda que recuerdo, es que los domingos contaba con la bicicleta de mi papá para poder trasladarme. Antes no había asfalto por la Tacuarí y yo agarraba esa calle, era todo un pedregal, no había focos, creo que los pocos lugares que tenían eran en frente de la segunda y  allá por la Lavalle.  Otra linda anécdota, pero del secundario, es que todos los años hacíamos la carroza, comenzamos a hacerla  desde 1º año, de las ganancias de carroza teníamos premios y viajábamos a algún lado.  A esa edad éramos muy inquietos en todos los sentidos, hacíamos de todo, por supuesto que también trabajaba. Cuando llegaba fin de año, en primer y segundo año, trabajaba en una fábrica de estructura metálica, donde yo enderezaba los hierros. A medida que iba avanzando en la secundaria y como estaba en una escuela técnica, empecé a dibujar planos y justo uno de los muchachos que trabajaba con nosotros, un técnico  amigo, me pidió que dibujara para él y  realice trabajos que  él tenía. También ayude en la parte del taller de estructuras metálicas,  que estaba por calle Centenario, ahí trabajábamos.

¿Cuando usted termino el secundario usted ya sabía lo que iba a seguir estudiando?

Lalo Stelatto: Termine la secundaria e hice la colimba, yo era clase 58 tendría que haber empezado cuando estaba en 6º año, pero tenia una prorroga de un año, ese fue mi año sabático obligado.  Cuando estaba en la colimba, sucedió el conflicto de Beagle, ese año también fue el mundial del 78´, por esta situación, tardaron en darnos la baja.

Siempre me gusto la parte de ingeniería, tenía que rendir el examen de ingreso en Resistencia, me fue bien, al ingresar, tuve que pedir permiso para que me dejen cursar las materias y ahí arranque ingeniería… En los dos primeros años de la carrera no conseguía trabajo, después de 3º 4º año hice unos trabajos enseñando química, siempre trabajando. Termino de estudiar, me recibo y vuelvo a la provincia, pero antes de recibirme me había casado.  La conocí en el año 82, tres años antes de recibirme. Estuvimos con mi señora allá, yo estudiaba y ella tenía sus talleres; nos complementamos bien, una decisión muy importante de mis padres y los  de ella. Siempre laburamos para subsistir, a pesar de la carencia, tuvimos el apoyo de sus padres, en lo que podían nos ayudaban.

Mi primera hija nació en resistencia, cuando ella nació,  empecé a rendir las ultimas materias. Antes de que ella cumpla el año ya me recibí, vinimos a Posadas y trabajamos los dos primeros años en empresas privadas, después ingreso a vialidad en el año 88.  Trabaje en diferentes sectores, fui primero a la unidad regional de El Dorado, después en Esperanza, finalmente quede a cargo de la regional de El dorado.

 Usted es ingeniero civil?

Lalo Stelatto: En construcción curse todo, la de civil algunas materias, de vial rendí pero no me alcanzo el tiempo, mi hija crecía y tenía que trabajar. Estuve pensando en retomar los estudios, pero es una situación complicada porque estando en la gestión, los tiempos no permiten. Tengo mucha experiencia en la parte vial, vemos las obras que hemos hecho y antes de transcurrir la permanencia en la dirección provincial de vialidad, hemos estado en muchas obras, hemos aprendido.

¿Cómo llega a la dirección?

Lalo Stelatto: Llego al cargo de presidente en julio del 2014, en ese tiempo surge el  inconveniente con el Arroyo Acaragua donde se cae el puente, este se encuentra ubicado en 103. Al haber problemas con los medios, buscaron un técnico que asuma la conducción de vialidad y ahí me preguntaron si aceptaba, dije que sí. Desde ese momento comencé a trabajar como presidente de vialidad, todo esto sucedió en la época en la que Mauri Closs era gobernador, al siguiente año se realizaban las elecciones de gobernador e hice las tareas que me pidieron. Tenía contacto con el Ingeniero Rovira,  entonces cuando se da la oportunidad de que gane las elecciones Hugo Passalacqua, el me confirma de vuelta en el cargo y seguimos trabajando.  Esta sería la historia de mi presencia acá.

Nómbreme 3 logros que le hacen sentir orgulloso de su impronta

Lalo Stelatto: uno de los logros principales, fue poder hacer obras por administración a través de  recursos humanos de la casa con el equipamiento vial. Otro logro importante, fue el de resolver  algunos problemas de proyecto en las diferentes rutas en las que estuve, casos puntuales como la ruta provincial 8. Tuvimos situaciones que recién comenzaron y  no  estaban bien definidas,  las resolvimos y las terminamos. El tercer logro, fue llevar adelante un programa de pavimentación en toda la provincia y la ciudad de Posadas, con principal enfoque en los puentes, llegamos a los 200 puentes. Son logros que hacen que uno se sienta satisfecho.

Para usted, ¿qué es el misionerismo?

Lalo Stelatto: El misionerismo es un sentimiento muy profundo que tiene la gente radicada en la provincia, sienten ese empuje y la transmisión de valores que dejaron los antecesores de nuestra historia, la cual  tenemos que ir rescatando. Cuando estábamos en la secundaria no le prestábamos atención a esos valores, hasta que a partir de un cierto tiempo, uno es consciente de la existencia de ellos.  Creo que este sentimiento comienza cuando el Frente Renovador inicia un cambio, desde ese momento hay otra impronta en la política,  porque se rompe el bipartidismo y aparece una nueva fuerza renovadora. Yo creo que ahí comienza el misionerismo.

¿Cómo surge tu candidatura?

Lalo Stelatto: Surge naturalmente un día hablando con el misionero Rovira que me dijo: “acá tenes que trabajar así”, cuando me dijo eso, lo primero que hice fue conversar con mi familia. Ellos me apoyaron y dije que sí.

¿Cuál es tu caballito de batalla?

Lalo Stelatto: Mi caballo de batalla es resolver los problemas de la ciudad en cuanto a obras se refiere, dar todos los servicios que se tengan que dar y garantizar al vecino de la ciudad los servicios que tienen que prestar las empresas.

¿Por qué habría que votar a la renovación y a Lalo Stellato?

Lalo Stelatto: Hay que votar a la Renovación, porque a lo largo de los años ha demostrado que sabe administrar los recursos. En esta época de crisis se siguen haciendo obras, demostrando que hay una buena administración provincial, la provincia no se ha endeudado en estos últimos tiempos, ha resuelto los problemas sin tener que endeudarse y eso le da libertad a futuro al gobernante para resolver las cosas que quedan pendientes.

La gente tiene que votar a nuestro sub-lema porque hemos hecho cosas en la ciudad sin tener un cargo y sin prometer a la gente. Hemos trabajado con un perfil bajo y cerca del vecino, aquellos que han visto las obras, me vieron recorrerla al menos 10 veces. He tomado contacto con ellos y he escuchado sus problemas.

Hableme un poco de su equipo de trabajo y que aportan ellos al sub-lema

Lalo Stelatto: La mayoría de ellos son jóvenes y están en diferentes grupos. Facundo, es una persona joven que desde su juventud y conocimiento puede hacer un gran aporte. Marlene, es una pastorisa que está en la iglesia evangélica, trabaja con mucho sentimiento social  y con la gente,da mucha contención y  tiene acercamiento con la gente de la iglesia.  Ramón,  es un docente que está a cargo de la dirección de escuelas para discapacitados,  es muy importante que tengamos la posibilidad de hacer obras inclusivas para todos, cosas que por ahí están pendientes en la vida. Belén, es una periodista conocida,  tiene unas ganas de ayudar a su ciudad y una visión social que sabe transmitir.  Tenemos una serie de personas que hacen un buen trabajo en lo social y se relacionan con la gente.

¿De que se arrepiente?

Lalo Stelatto: No se si arrepentir,  pero me queda un sabor amargo el que  uno se haya dedicado mucho al trabajo y en ese vivir diario, no lo ha disfrutado a los hijos cuando eran chicos.

Muchas gracias.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

− 1 = 1